Make your own free website on Tripod.com

El Portal de la Juventud del PIP

Tras el impacto de la drogadicción
Entrada
La Borinqueña
Bandera del PIP
Nuestro ambiente
Que es la independencia
Enlaces
Contáctanos
únete
Album de fotos
Poemas y Versos
Diseños y Juegos

Tras el impacto de la adicción
 
Por: Israel Rodríguez Sánchez
El Nuevo Día
19 de febrero de 2005
 
La portavoz del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) en el Senado, María de Lourdes Santiago, presentó ayer dos medidas para que se estudie el impacto que tiene en el fisco las políticas públicas actuales que “criminalizan” a los adictos a drogas y para que las adicciones se traten como trastornos mentales.
Santiago señaló que además de los gastos que tiene para el Estado la “criminalización” de la drogadicción hay que considerar las pérdidas para el país en términos económicos y sociales. La realización del estudio sobre el impacto en el fisco estaría a cargo de la Junta de Planificación, según una de las medidas presentada por Santiago (R.C. del S. 148).
“Cada vez el Gobierno invierte más y más dinero en una guerra contra las drogas que evidentemente estamos perdiendo. Decenas de millones de dólares se gastan en arrestar, procesar y encarcelar a usuarios de drogas, que son los que mantienen ese mercado ilegal a través de la demanda, y sin embargo nos vemos que se reduzca el consumo de sustancias ilegales”, dijo Santiago, senadora por acumulación.
Santiago expuso, como ejemplo, que si se implanta un programa de intercambio de jeringuillas que únicamente logre posponer por un año el contagio de un sólo adicto con el VIH/Sida, el Gobierno se ahorrará cerca de $200,000 en tratamientos médicos posteriores. “Eso es un costo que el Estado tiene que absorber”, dijo Santiago.
En torno a la medida para que las adicciones a sustancias ilegales y al alcohol se traten como trastornos mentales, la senadora dijo que su propuesta contempla varias enmiendas a la Ley de Salud Mental. Al presente, las adicciones se contemplan en dicha ley sólo cuando están acompañadas o degeneran en otro trastorno siquiátrico, dijo Santiago.
“Todo el mundo habla de que hay que traer una visión salubrista para el tema de las adicciones. Esta es la oportunidad de hacer buena esa palabra, y de colocar el tema de drogadicción y alcoholismo donde debe estar: como una enfermedad mental que necesita ser tratada. No necesitamos más adictos deteriorándose en las cárceles; necesitamos más puertorriqueños recuperándose de esta terrible enfermedad”, expresó Santiago. Sobre la posibilidad de que sus medidas sean aprobadas, Santiago reconoció que “la minoría propone y la mayoría dispone”.